Interesados en la Política, Desconfiados y Molestos: ¿Cómo son y qué sienten los votantes de Beatriz Sánchez?

Andrea Honores

Universidad Diego Portales

 

Imagen 12png

En las últimas elecciones presidenciales de 2017 la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, obtuvo el 20,27% de los votos. Este porcentaje superó con creces los resultados estimados por las encuestas, ubicándola en el tercer lugar de las preferencias. ¿De dónde obtuvo este importante apoyo Beatriz Sánchez? ¿Quiénes son, finalmente, estas personas que le brindaron su voto? Si bien, se han identificado rasgos comunes como la edad o el nivel socioeconómico, existen otros aspectos compartidos por estos votantes que no han sido analizados anteriormente. Las emociones que experimentaron estos frente a la situación actual del país o hacia otros candidatos presidenciales llaman la atención. Para mostrar lo anterior, se analizara el perfil de los votantes de Sánchez considerando no solo los aspectos tradicionales, sino que también aquellas emociones que experimentaron durante estas elecciones.

De acuerdo a los datos de la Primera Encuesta Nacional de Emociones y Política 2018, Beatriz Sánchez obtuvo un importante apoyo de los votantes jóvenes. La edad promedio de sus votantes es de 41 años, a diferencia de la media de 50 años del resto. Además, este votante tiene en promedio 14 años de escolaridad y es menos religioso. Solo el 57% de estos señaló profesar alguna religión, cifra bastante inferior al 80% de los votantes de otros candidatos que se confiesa creyente.

Imagen 13

Estos también poseen una menor confianza hacia las instituciones políticas comparadamente. Solo el 6,2% de estos confía en el Congreso, un 19,6% en el Gobierno y el 6,7% en los partidos políticos.

Imagen 14

Fuente: Encuesta Emociones y Política.

 

Imagen 15

Se podría esperar que los votantes de Sánchez, al poseer bajos niveles de confianza en las instituciones políticas, estén también más alejados de la política en general. Pero esto no ocurre, tienen un mayor interés en esta (un 32%) en comparación del resto de los encuestados (16,8%). También poseen mayores niveles de participación en actividades políticas no tradicionales como firmar una petición, participar en foros políticos de internet, asistir a marchas, entre otras (un 14,3% versus un 8,4% de quienes no votaron por Sánchez).

Respecto a las emociones que experimentan quienes apoyaron a Sánchez, se observa que estos son los más pesimistas respecto a cómo perciben el panorama actual del país.

A la hora de ser consultado respecto a cómo está la situación del país en la actualidad, estos tienden a señalar que experimentan emociones negativas en mayor medida. Se han sentido más enojados (67,5%) y preocupados por la situación en el país (64,5%). A su vez, tienden a sentir menos esperanza (44,9%) y orgullo (44,6%) hacia este mismo en comparación a los otros votantes. Pero,  tienen menos miedo en comparación al resto de las personas (40,4%).

Imagen 1

Entonces, existiría un mayor pesimismo emocional respecto a cómo van las cosas en el país. Se podría inferir que los mayores porcentajes de interés y participación en actividades políticas se deben a este malestar con la situación del país y la poca confianza en sus instituciones. En suma, estas emociones negativas que experimentan los votantes de Sánchez generan que estos mismos estén más interesados y dispuestos a participar con el objetivo de generar cambios.

Frente a este panorama de desconfianza hacia instituciones y  el pesimismo respecto a la situación del país, se puede reubicar el foco en los actores de la arena política en particular. Si tiene esta perspectiva más bien negativa y pesimista ¿cómo se siente el votante de Beatriz Sánchez respecto a esta misma y  los otros candidatos?

De forma general, los votantes de Beatriz Sánchez expresaron haberse sentido orgullosos de la candidata a lo largo de las elecciones (78,6%). Lo que coincide con el poco miedo y enojo que está generó en ellos (9,3% y 14,6% respectivamente).

Pero esto cambia al observar a los otros candidatos. Los votantes que optaron por Sánchez experimentaron emociones mayormente negativas hacia ellos.  Ninguno de los candidatos que representaron a las otras tres principales preferencias (Sebastián Piñera, Alejandro Guillier y José Antonio  Kast) obtuvo un porcentaje de orgullo superior al 50%. El único que se acerca es Guillier, quien provocó esta emoción al  40,5% de los votantes de Sánchez, pero esto sigue siendo inferior en comparación a otras emociones negativas.

Emociones provocadas por los candidatos

Porcentaje de votantes de B. Sánchez que señalaron haber experimentado las emociones a lo largo de las campañas electorales.

Imagen 16

Fuente: Encuesta Emociones y Política.

En el caso del miedo, los votantes de la candidata del Frente Amplio señalaron haber experimentado más esta emoción hacia los candidatos de la derecha, Sebastián Piñera (52,2%) y José Antonio Kast (40,7%).  Esto se puede entender en tanto, el primero era posicionado por las encuestas como el ganador indiscutido de la primera vuelta, mientras que el segundo se destacaba por el nivel de agresividad en su campaña. En cambio, Alejandro Guillier fue considerado menos amenazante, ya que solo el 20% sintió miedo hacia él. Pero este miedo más moderado no conllevó a que los votantes de Sánchez le dieran su total apoyo para la segunda vuelta.

La emoción hacia otros candidatos que estuvo más presente en quienes respaldaron a Sánchez fue enojo, estos votantes sintieron en mayor medida enojo hacia otros durante las campañas. Sebastián Piñera y José Antonio Kast fueron quienes provocaron mayor enojo, un 75,3% y 65,5% de estos electores respectivamente. Esto es reflejo probablemente de la importante diferencia ideológica entre los votantes y estos candidatos, lo que conlleva a una percepción más crítica de las acciones que tengan estos.

Alejandro Guillier obtiene también un porcentaje alto de enojo. Pese a ser también de la izquierda, el candidato del gobierno de la época provocó enojo en el 50,8%  de los votantes de Sánchez, lo que se puede asociar a la pugna interna de la izquierda durante todas las elecciones. Esto podría explicar por qué el candidato de la Fuerza de la Mayoría no logró captar el voto de la candidata del Frente Amplio durante la segunda vuelta. Pese a ser la única alternativa de izquierda para la segunda vuelta, el enojo que este generó en los votantes de Sánchez habría disuadido a un porcentaje importante de posibles votos.

En conclusión, los votantes de Sánchez son personas que no solo poseen niveles altos de desconfianza a instituciones políticas, sino que además experimentan mayor enojo y miedo hacia las otras alternativas políticas, tanto de izquierda como derecha. Son finalmente estos jóvenes, mayormente pesimistas respecto a la actualidad del país y que se muestran interesados en la política, los que se inclinaron mayormente por la alternativa contraria a la política tradicional y que representaba estas emociones de malestar: Beatriz Sánchez.

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s